29/12/2017

Aprende fotografía (Cap. 17): Ajustes de cámara para Fotografía callejera.

Cuando haces Fotografía callejera (o, usando el término anglosajón de moda, Street Photography) e intentas capturar la vida tal y como se desarrolla ante ti, impredecible, surrealista, bella, mágica, divertida o tediosa por momentos, y tantas otras facetas que pueden aflorar una detrás de otra en apenas unos segundos, no suele haber mucho tiempo para pensar en los ajustes de tu cámara; son muy pocas las ocasiones en las que puedes preparar la captura con calma escogiendo cuidadosamente la configuración para después buscar el encuadre adecuado.

Te cuento qué hago en estos casos. Ojalá te sirva como un punto de partida. 🙂

Decidiendo qué quiero conseguir

Los ajustes por los que optas deben ser una consecuencia de lo que quieres obtener, y no al revés. Antes de nada, piensa en el resultado: ¿quieres una profundidad de campo amplia o reducida?, ¿quieres que el movimiento de los objetos y personas se registre, o por el contrario que éstos aparezcan congelados en el encuadre? Una vez que sabes lo que te interesa, ya puedes empezar a pensar en cómo conseguirlo (recuerda que aunque el proceso de hacer fotos implica muchas preguntas, para simplificarlo al máximo puedes reducirlo a sólo dos).

En mi caso, en el 90% de las situaciones de calle me interesa congelar el movimiento y que la profundidad de campo sea relativamente alta para que los distintos planos de la escena salgan en foco, aunque en ocasiones cambio porque (afortunadamente) el escenario y el resultado que quiero conseguir también son distintos, me ayuda tener este punto de partida y referencia: movimiento congelado y profundidad de campo relativamente alta.

Preparando mi cámara para que haga lo que quiero (ajustes por defecto)

Para conseguir una profundidad de campo bastante alta necesito una apertura de diafragma suficientemente pequeña. Para congelar el movimiento me hace falta una velocidad de obturación relativamente rápida (lo que equivale a un tiempo de exposición corto). ¿Cómo me aseguro de lograr ambas?

  1. Comienzo por ajustar la cámara en el modo de prioridad a la apertura, que me permite decidir el diafragma exacto a emplear, y escojo f/8. Sé que con una focal fija como la que uso la mayor parte del tiempo una apertura como esa se traduce en una profundidad de campo amplia (recuerda que la PDC depende del diafragma, pero no sólo de él).
  2. A continuación me fijo en la sensibilidad del sensor, y la establezco en función de la cantidad de luz disponible, de forma que la cámara se vea obligada a escoger una velocidad de obturación suficientemente alta como para congelar el movimiento; recuerda que mientras no cambias la apertura, mayor ISO significa que necesitas menos tiempo de exposición y menor ISO implica usar tiempos mayores. Si hay mucha luz opto por un ISO relativamente bajo (ISO 400 o incluso 200), hago una foto y compruebo qué velocidad ha establecido la cámara, si no es suficiente, aumento la sensibilidad; si la luz es más bien escasa o me voy a mover entre zonas de luz y sombra aumento el valor ISO (800, 1000…) y repito la prueba.
  3. A partir de ahí puedo dejar de pensar en los ajustes (me limito a verificarlos de tanto en tanto en las imágenes que voy haciendo) a no ser que la luz disponible cambie de forma importante, cuando eso sucede, vuelvo a punto anterior.
  4. Si en algún momento no estoy de acuerdo con la decisión de mi cámara siempre puedo compensar la exposición (como en el caso de la imagen que encabeza esta entrada).

De esta forma la profundidad de campo es la que me interesa y sólo tengo que pensar en el valor ISO como una forma de controlar la velocidad que aporta la cámara: si lo aumento la velocidad también se incrementa y si lo bajo se reduce.

Por supuesto, puedes hacerlo a la inversa: escoger el modo de prioridad a la velocidad, fijar el tiempo de exposición que quieres, y entonces cambiar la sensibilidad para que la apertura (decidida por la cámara) sea menor (ISO alto) o mayor (ISO bajo).

Olvidándome de enfocar

En ocasiones, cuando las cosas suceden rápidamente o quiero perder el menor tiempo posible (para no molestar, para pasar desapercibido, para fotografiar sin llevarme la cámara a la cara), combino la técnica anterior con la distancia hiperfocal; fijar manualmente la distancia de enfoque adecuada permite disparar más ágilmente, algo que en Fotografía callejera puede suponer una gran diferencia, ya no necesitas pulsar hasta la mitad para bloquear el foco y después hasta el final para captar la imagen, te basta con un sólo movimiento. Ya sólo tienes que pensar en encuadrar.

 

RECENT POSTS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies