01/09/2017

APRENDE FOTOGRAFÍA (Cap.1): Desmitificando Nuestra Cámara.

Hoy estrenamos categoría en el blog.
En APRENDE FOTOGRAFÍA iré publicando entradas para que conozcas esos pequeños secretos que harán que tus imágenes sean cada vez más conscientes, más personales, más tuyas.

Y como puesta de largo vamos a hacer algo imprescindible para perderle el miedo a esto de la fotografía: desmitificar nuestras cámaras. No cabe duda de que hoy en día llevamos en nuestras manos una cantidad de tecnología tal que hace sólo unos años era impensable. Las cámaras actuales pueden hacer cosas que antes ni siquiera estaban a la altura de los ordenadores más potentes (geoposicionar nuestras fotos, subirlas automáticamente a nuestro perfil de las redes sociales, disparar a velocidades altísimas, ofrecer una abanico de valores ISO descomunal, etc.) y nos ofrecen un buen montón de ayudas para hacernos la vida más fácil (?) a la hora de capturar imágenes. O al menos esa es la teoría…

Porque precisamente como consecuencia de tantas opciones y valores es fácil perder de vista la esencia. No te dejes engañar: aunque tu cámara tenga infinidad de botones, ruedas, anillos y un menú con tantas páginas que parece la web de un ministerio… en el fondo no es para tanto. Ahí va algo que te conviene tener siempre presente cuando sostengas tu sofisticadísima cámara frente a tu cara y te dispongas a componer tu próxima imagen, no importa si se trata de una réflex semi-profesional (o directamente “pro”), una compacta, una bridge o una cámara sin espejo:

Tu cámara es, en esencia, una caja negra que permite la entrada de cierta cantidad de luz  hacia una superficie sensible que registra la imagen.

Piensa en tu máquina como una caja completamente sellada a la luz que aloja esa superficie sensible, puede ser una película enrollada dentro de un chasis, lo que viene siendo un “carrete” para fotografía analógica, o un sensor electrónico que transforma la luz en un archivo informático cuando se trata de fotografía digital. El quid de la cuestión es que cuando pulsas el botón, un orificio se abre y permite el paso de luz hacia su interior.

Qué cantidad de luz entra y cómo la “forma” de ese paquete afecta a la apariencia de tus fotografías ya es harina de otro costal.

Lo veremos pronto y recuerda que para acceder al contenido de APRENDE FOTOGRAFÍA deberás estar suscrito al BLOG.

RECENT POSTS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: